martes, 17 de abril de 2018

POMPA Y FUNERALES REGIOS EN SAN FRANCISCO DE OLITE

Tumba de la dama de Mauleón en los franciscanos
La iglesia de San Francisco de Olite acogió en el siglo XV, con gran pompa y esplendor, algunos de los funerales de los hijos de los reyes de Navarra, que después de velados con medio millar de cirios y antorchas en una capilla cubierta con sedas negras eran trasportados en andas hasta la catedral de Pamplona por un cortejo que podía superar las 200 personas y que recorría los 40 kilómetros de distancia en una jornada.
            Si bien el rey Carlos III el Noble y su esposa Leonor fueron honrados a su muerte en la iglesia de Santa María la Real cercana al Palacio, en 1425 y 1415, respectivamente, la iglesia y el convento de los frailes franciscanos, cerrados desde 2014, tuvieron también una gran relevancia para la familia real y prueba de ello es que acogieron los cuerpos de algunas princesas nada más morir, tal y como ha contado en distintos trabajos de investigación la historiadora estellesa Merche Osés Urricelqui.
Sepulcro situado a la entrada de la iglesia olitense
            Estas imponentes ceremonias de duelo se organizaban en torno a un túmulo o capilla en la que se instalaba el cuerpo cubierto con telas negras de calidad adquiridas en Londres, Bristol o Lovaina, según las huellas dejadas en las cuentas reales. Las habitaciones del castillo también se revestían de luto y para el duelo la familia adquiría ropa confeccionada con paño oscuro.
            Uno de los majestuosos funerales que documenta Osés en San Francisco fue el de la infanta María, que murió en Olite el mediodía del miércoles 6 de enero de 1406. Su padre Carlos III estaba ausente en Francia y la reina Leonor, lugarteniente del reino, se hizo cargo de la ceremonia.
            María fue velada toda la noche en la iglesia de los frailes. Su cuerpo se introdujo en un ataúd de pino cubierto con un paño negro sobre el que había una gran cruz blanca. “Esa noche se colocaron 60 antorchas, 402 cirios y una gran cantidad de velas ....”. Al día siguiente, el cadáver fue llevado en andas hasta la capital navarra por un séquito de más de 220 acompañantes, lo más granado del reino, como su hermano bastardo Leonel, el Mariscal de Navarra y otros nobles y clérigos como el señor de Gurrea, Beltrán de Lacarra, Pedro Arnaldo de Garro o el prior de San Juan de Jerusalén.
Juana la Loca de Castilla ante el féretros de su marido
            Ya en Pamplona, el viernes 8 de enero, María fue enterrada en una capilla situada en el coro de la catedral, decorada con el escudo de armas de Carlos III de Evreux.
            Una segunda ceremonia real documentada también en San Francisco de Olite fue la de las honras fúnebres por la hija primogénita de los reyes, la infanta Juana, que murió en julio de 1413. La también condesa de Foix fue velada en un acto en el que también se recordó a otros caballeros que había desaparecido recientemente, como Pierres de Navarra, conde de Mortain y hermano del rey; así como a Pero Sanz y a Pierres Duhalde.
            Las crónicas cuentan que se tiñeron telas de luto para adornar la capilla con distintos escudos y paños de oro. La Casa Real también adquirió velas y cirios de distintos tamaños y 100 capellanes cantaron misas el día de las honras fúnebres.
            Además, los clérigos de Olite recibieron un donativo y hubo limosnas para “40 pobres vestidos de negro con capirotes de luto que llevaban velas”. El sacristán de San Francisco portó una cruz y aquel día tocaron todas las campanas de las iglesias del pueblo en recuerdo de la princesa muerta. Los cuantiosos gastos sumaron 804 libras.
            La iglesia de San Francisco mantiene hoy distintos sarcófagos en los que fueron enterrados miembros de la nobleza navarra, como el de una dama de la familia Mauleón ubicado cerca del altar principal o varios a la entrada del templo junto a la figura del arcángel San Miguel.

Óleo de Francisco Pradilla que recrea el entierro de Felipe el Hermoso


jueves, 5 de abril de 2018

EFECTO MASTERCHEF EN OLITE

El departamento de Turismo del Gobierno de Navarra, y el Ayuntamiento de Olite/Erriberri todavía más, esperan que el retorno de la grabación del programa del TVE MasterChef que se ha realizado esta semana se traduzca en una difusión positiva de la localidad gracias a un concurso de gran audiencia en el Estado que, posiblemente, se emitirá a finales de junio o principios de julio como capítulo de la semifinal de su sexta temporada.

            Más de cien vecinos intervinieron el martes y, sobre todo, el miércoles en la filmación, en la que se vieron muy involucrados voluntarios del grupo que organiza las Fiestas Medievales de agosto que encarnaron, con sus vestidos de época, a los protagonistas de un banquete medieval que degustó la comida preparada por los concursantes.
            Además, en la mesa instalada en el Salón del Rey se sentaron la directora de Turismo, Maitena Ezkutari; los alcaldes de Olite/Erriberri, Andoni Lacarra; Tafalla, Arturo Goldaracena, y Estella/Lizarra, Koldo Leoz, así como las concejalas de Cultura de Pamplona/Iruña y Olite/Erriberri, Maider Beloki y Maite Garbayo, o el concejal de Turismo de la ciudad, Alejandro Antoñanzas, entre otros. También hubo una amplia representación de la hostelería navarra, los consejos reguladores y otros personajes.
            Los voluntarios, en su mayoría, participaron en la recreación de un mercado situado delante de la puerta del Palacio en el que se surtieron de productos típicamente navarros los conocidos presentadores del concurso de cocina  Jordi Cruz y Pepe Rodríguez, que junto a Samantha Vallejo-Nájera llevan el peso de la nueva edición de MasterChef.
            Los concursantes llegaron el mismo miércoles y ocuparon las cocinas instaladas en el interior del castillo, en la terraza situada entre la torre de los Cuatro Vientos y la Atalaya. La productora Shine Iberia, con la que mantiene contacto el relaciones Julio Ayesa, realizó el trabajo de infraestructura y agradeció la colaboración del vecindario.





viernes, 16 de marzo de 2018

TEODORO CIERRA EL CÍRCULO

Esteban con  los restos hallados en Undaniz
El pastor de Olite/Erriberri Teodoro Esteban Allo, de 85 años, cerró el viernes un camino que comenzó a andar hace más de 70 en la localidad de Urdaniz, cerca de la prisión del monte Ezkaba, cuando le contaron que había una fosa con tres republicanos asesinados en un terreno en el que no podían pastar sus ovejas. Esteban escribió aquella historia, señaló hace una década el lugar en un mapa y persistió y persistió hasta que ahora el Gobierno de Navarra, a través de la Sociedad Aranzadi, ha exhumado los restos donde marcó el anciano. El pastor ha cerrado un círculo y se ha convertido en un ejemplo de 10 para todo aquel que todavía conozca alguna información y se anime, por fin, a divulgarla, porque todavía hay en Navarra más de mil personas abandonadas en las cunetas esperando algún Teodoro.
             El equipo de Aranzadi que capitanean los antropólogos Paco Etxeberria y Lourdes Herrasti abrió la fosa justo en el lugar indicado por Esteban y en un terreno casi pantanoso donde gente del concejo de Urdaniz, como Joseba Gutiérrez Vierge y de la asociación memorialista Txinparta, llevaban tiempo indagando. Etxeberria contó a Teodoro a pie de fosa cómo estaban posicionados los tres cuerpos, unas explicaciones que siguieron atentos familiares de presos del Fuerte San Cristóbal llegados desde Asturias, alumnos de la ikastola San Fermín y muchos medios de comunicación.
          Josemi Gastón, responsable de Memoria Histórica del Gobierno de Navarra, acudió, primero, con parte de la delegación de representantes de comunidades autónomas que se han reunido dos días en Pamplona/Iruña, por vez primera, para coordinar actuaciones que no impulsa el Gobierno central. Después fue Álvaro Baraibar, director de Paz, Convivencia y Derechos Humanos, el que se acercó con  el resto de los delegados, que intervinieron también para apoyar los trabajos de coordinación, por ejemplo, en identificación a través de datos cruzados de ADN de víctimas y familiares.
Representantes de las comunidades autónomas
            En la fosa, tal y como contó repetidas veces el anciano, había cuerpos de tres varones jóvenes asesinados de un tiro en la cabeza. Entre los huesos se apreciaban, a simple vista, botones de camisa, hebillas, restos de cremalleras, un lápiz, un cepillo de dientes, una lendrera, suelas de calzado y partes de una txapela. Todo fue retirado con escrupulosa delicadeza por técnicos y voluntarios de Aranzadi para ser analizados y, en lo posible, intentar identificar a los allí asesinados hace más de 80 años.
              Por su parte, Koldo Pla ha querido destacar a El Olitense el papel de Txinparta en la actuación de Urdaniz, en la labor de señalar la fosa, contactar con los vecinos y los alumnos del instituto Askatasuna parara que asistieran a la exhumación.

El forense Paco Etxeberria escucha las explicaciones del pastor





miércoles, 21 de febrero de 2018

HACE 25 AÑOS EL TREN DESCARRILÓ EN OLITE

No hubo víctimas
El Intercity que unía Madrid-Zaragoza-Pamplona tuvo un serio percance en la estación de Olite/Erriberri el 21 de febrero de 1993, accidente que, por fortuna, no causó víctimas mortales aunque sí heridos leves e importantes daños materiales.
            El último vagón del convoy fue el más perjudicado, al descarrilar sobre el muelle de entrada a la estación y perder en el impacto parte de las ruedas. La catenaria de suministro eléctrico también sufrió desperfectos.
            El accidente llamó la natural atención del vecindario y muchos olitenses fueron hasta la estación para evaluar el alcance del accidente ocurrido hace ahora 25 años.
             Diario de Navarra publicó que ocho viajeros fueron atendidos de distinta consideración en centros médicos de Pamplona y otros diez en el Centro de Salud de Olite.
             El accidente se produjo sobre las 13.30 horas, al parecer por exceso de velocidad. Uno de los vagones recorrió 200 metros fuera de la vía y terminó parcialmente sobre el muelle. Otro vagón se detuvo a la altura de la estación y la locomotora siguió, por inercia, unos mil metros más.
              Una treintena de viajeros continuaron el viaje en autobús. El tráfico ferroviario se desvió por por La Rioja. Varios trenes tuvieron que alterar el recorrido.














martes, 23 de enero de 2018

EL PORQUÉ DE ERRI-BERRI ?

El club de fútbol de Olite cumple 90 años de su fundación y fue precisamente en enero de 1945 cuando uno de sus principales promotores y presidente en ese momento, el legendario Jesús Goñi, publicó una revista para celebrar el ascenso a Primera Regional y aprovechó para explicar la razón por la que bautizaron como Erri-Berri al equipo de la camiseta roja.
Portada de la revista con fotos de los jugadores
            La Federación Navarra de Fútbol forzó en septiembre de 1928 el cambio de denominación del Acero FC, nombre del equipo hasta entonces, a Erri-Berri, que había sido una formación menor del pueblo que había creado Goñi con amigos que luego se incorporaron al club mayor. En la revista, que lleva en portada las fotos de todos los jugadores protagonistas del ascenso, se explica al lector que “Erri-Berri es una palabra netamente vasca y quiere decir en castellano: Pueblo Nuevo. Proviene de la contracción Erria (pueblo) y Berria (nuevo). El nombre de nuestro equipo, por tanto, es una adaptación de pueblo, ya que Olite, cuando antiguamente en la baja (sic) Navarra se hablaba vasco se llamaba de aquella manera. Queda así satisfecha la curiosidad de muchos”, escribe la pluma bajo la que se adivina la mano de Goñi.
Página de explicación del nombre
            Erri-Berri, sin embargo, no fue el único nombre en euskera que paseó el fútbol olitense. En la misma revista, debajo de la explicación anterior, el corresponsal deportivo de El Pensamiento Navarro, Germán Llorente, hace un  resumen de la historia del balompié local y aventura que el primer equipo se creó con el nombre de Euskeria la temporada 1920-21. Luego pasó a ser Acero FC y, después, Erri-Berri. Durante la II República, sobre el año 1934, el Erri-Berri se fusionó con la Peña Sport de Tafalla y a la nueva formación la llamaron Elkartasuna. Después de la guerra civil, cada localidad volvió a contar con su propio equipo.
            Jesús Goñi, además de alma mater del equipo de fútbol, fue un discreto militante jeltzale que, ya en la transición, aprovechó una visita a Olite/Erriberri del entonces presidente del PNV Xabier Arzalluz para mostrarle en la Plaza orgulloso uno de los primeros carnés del partido sellado en la eusko etxea  olitense. Gran euskaltzale, en una de la primeras korrikas organizadas por Aek, ya bastante mayor, portó el testigo que unió Olite/Erriberri y Tafalla.


En la foto, Jesús Goni en los años veinte del siglo pasado

jueves, 11 de enero de 2018

LOS MOSAICOS VIDRIADOS DEL REY TEOBALDO DE NAVARRA

Diseño de la baldosa de ocho dragones
Un programa informático y muchas horas de empeño han permitido al aficionado a la historia medieval Alberto Castillo realizar un diseño limpio de lo que pudieron ser los dibujos que adornaron las baldosas de barro vidriado que en el siglo XIII decoraron los suelos de los palacios que el rey Teobaldo tenía en Tiebas u Olite.
            El estudioso ha trabajado con fragmentos que los vecinos de Tiebas recogieron en las excavaciones realizadas, hace aproximadamente una década, en las ruinas de un monumento que en su subterráneo guarda una bodega idéntica a la que había bajo la desaparecida capilla de San Jorge olitense situada entre el Palacio Viejo (actual Parador) y la iglesia de Santa María y en cuya fachada, recién restaurada, también se hallaron restos de heráldica que podía ser de la dinastía llegada a Navarra desde condado francés de Champaña.
Otro de los trabajos de Alberto Castillo
            Castillo, que también ha realizado una maqueta de Tiebas, ha hecho una proyección de los dibujos de los mosaicos que, al parecer, fueron encargados por Teobaldo II en 1260 y que representan figuras como los ocho dragones que coronan la pieza que el pasado 20 de mayo se expuso en el Museo de Navarra en el marco del Día Internacional de las pinacotecas, muestra que dirigió quien más se ha trabajado en la recuperación de estos restos, el miembro del Consejo de Navarra de Cultura Mikel Zuza.
            Un animal que puede ser una leona, flores, rombos y otras figuras geométricas, adornan unos baldosines únicos de una importancia, por su tamaño y decoración, sin parangón ni en Francia. La fabricación de los mosaicos, en Reims según Zuza o en una factoría navarra según Castillo, es otros de los aspectos a dilucidar.
            Los mosaicos fueron redescubiertos en 2009 por los vecinos de Tiebas coordinados por el gabinete de arqueología  Navark, con Mikel Ramos al frente, y permanecieron custodiados en el almacén del Gobierno de Navarra hasta que el año pasado se expuso la pieza de los dragones en el Museo de la cuesta de Santo Domingo.



Representación medieval en Tiebas (Foto Jose A Gomez)

Foto Jose A. Gomez

Mosaico original

Suelo original 

Castillo también ha realizado una maqueta

Muestra en el Museo de Navarra

Detalle del diseño