sábado, 26 de noviembre de 2016

LA NOCHE QUE EL CAMIÓN ASESINO FUE A EL PERDÓN

La madrugada del 27 de noviembre de 1936, se cumple ahora 80 años, fueron asesinados en la sierra de El Perdón (Erreniega) 14 republicanos de Olite/Erriberri que habían permanecido en la cárcel de Pamplona/Iruña desde finales de julio, la mayor “saca” que afectó a vecinos de la localidad tras la de comienzos de octubre en la que otros 13 olitenses murieron fusilados en Zaragoza después ser forzados a alistarse en el Tercio de Sanjurjo.
            Tomás Ruiz Zabalza, que sobrevivió de milagro a la matanza de El Perdón porque tenía solo 17 años, contaba que en el habitáculo de la prisión donde estaba junto al resto de los de Olite, entre ellos su padre Constancio y su tío Jesús Zabalza, escuchaban cada noche cómo llegaba el “camión asesino” que cargaba, por pueblos, a los republicanos que tocaba fusilar. “Hasta que un día vinieron a por los de Olite”, recordaba compungido el recientemente desaparecido Ruiz.
           Normalmente, como hicieron con su padre, las autoridades comunicaban a los presos que estaban en libertad, aunque ellos ya sospechaban que su destino sería una fosa abierta a diez kilómetros al sur de Pamplona, en la sierra de El Perdón. Los familiares se enteraban de la masacre cuando, como en el caso de la madre de Tomás, iban a la visita habitual que concertaban en el cárcel y descubrían que sus allegados no habían vuelto al pueblo. Alguno de ellos encontró una carta de despedida entre los enseres que recogió después en el calabozo.
           La mayoría de los asesinados en El Perdón, sin
garantías ni juicio previo, eran jornaleros de la UGT, si bien entre ellos estaba también el maestro de la localidad Juan Barásoain Armendáriz, apresado en Pamplona desde el 25 de julio como revela la documentación que se expone estos día en la exposición sobre la guerra civil que muestra el Archivo General de Navarra.
            Además del docente, la madrugada del 27 de noviembre del 36 fueron pasados por las armas Antonio Azcárate Izurriaga, Cesáreo y Julián Azcárate Domínguez, Félix García Resano, Félix Garde Moreno, Adolfo Ochoa Gorri, Esteban Pérez Coello, Ángel y Fermín Remírez Chivite, Ignacio Rodeles Berruezo, Constancio Ruiz Cerdán, Teofilo Solanilla Romero y Jesús Zabalza Sarrias.
            A finales de los años setenta del siglo pasado, un grupo de familiares se organizó para, con pico y pala en la mano, desenterrar sus restos y sepultarlos con dignidad en el panteón que guarda la memoria de medio centenar de republicanos en el camposanto olitense.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar en El Oltense. Tenemos en cuenta tus opiniones y próximamente publicaremos el comentario si se atiene a los parámetros editoriales. Síguenos y cuéntanos.