miércoles, 25 de septiembre de 2013

HOMENAJE EN VILLAFRANCA A LA "PUTA" DEL CONGRESO

Con abrigo claro, Julia Álvarez y su marido, Amancio Muñoz
Con mucho trabajo y la resistencia habitual en esta Navarra empantanada, varias personas de Villafranca/Alesbes han organizado este sábado un acto de reconocimiento a los 40 vecinos asesinados en 1936 por su filiación republicana. También a los represaliados y exiliados, entre los que brilla con luz propia en la localidad Julia ÁlvarezResano que, sin por supuesto desmerecer al resto de víctimas, se convierte, un poco, en paradigma de la intelectualidad navarra menospreciada y ocultada por la historiografía oficial.



       Julia Álvarez, de la que este año se cumple 110 años de su nacimiento, era llamada con desprecio “la puta del Congreso” por una derechona local en la que el mundo giraba en torno a la figura de Tomás Domínguez Arévalo, el conde de Rodezno con plaza todavía hoy en el corazón de Pamplona, nombrado por Franco grande de España y ministro de Justicia que más sentencias de muerte firmó tras triunfar el golpe de estado que fraguó Mola en la ciudad donde todavía le rezan misas en un edificio público con cripta en la que el incienso lo pone el arzobispado.

            Y en la otra cara de la moneda y vecina del mismo pueblo estaba Julia Álvarez, que posiblemente fue la política navarra más relevante del siglo XX. Además de primera diputada nacida en Navarra, Julia alcanzó altos cargos de responsabilidad durante una República amenazada de muerte (primera gobernadora civil, magistrada del Tribunal Supremo, responsable del servicio de evacuación de refugiados ...), también maestra de pueblo moderna y abierta, abogada de jornaleros sin tierra, comprometida con la igualdad de la mujer hasta que murió a los 45 años exiliada en México, purgada en su propio partido socialista por auspiciar el acercamiento en el exilio con los comunistas de otro gran navarro arrinconado, el pamplonés Jesús Monzón Repáraz.


     Para recordar a todos los represaliados, para que se conozca la verdad, se den pasos hacia la justicia y reparación de su buen nombre, del de la “puta del Congreso” también, un grupo de personas se va a reunir este sábado en Villafranca, entre ellas una especial: María Egea Muñoz, sobrina carnal de Julia Álvarez, que desde París llega para rendir cuentas con la memoria y la historia que no nos han querido contar y que nuestros hijos todavía no estudian en los libros de texto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar en El Oltense. Tenemos en cuenta tus opiniones y próximamente publicaremos el comentario si se atiene a los parámetros editoriales. Síguenos y cuéntanos.